Jaxobiosky

versos libres XXIII

Cuando tomamos las perecederas horas

y nos reímos de ellas,

temen de nuestra eternidad

en su burbuja de diamante mi doncella esta.

Y se acaba el tiempo

y cae como una gota de despertar

que por tanto hoy por mañana, por mañana por ayer

volvemos a otro tiempo por el atardecer.

Comentarios1

  • yunque

    Nada es eterno, buenos versos , saludos



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.