RICARDO ALVAREZ

1- FUEGO QUE NOS SIEMBRA 2-DIGO SOLO DIGO    

1-

FUEGO QUE NOS SIEMBRA

 

 

 Por la larga cola del rayo en esplendor

me arrimo al destello níveo de tu cabellera.

Arco iris nacarado de fechas nocturnas,

reposo en la pureza de tus caderas

que progresan en tus pies de arcilla con vigor

de raíces que entrelazan tu forma absoluta.

 

De sol y trigo soy, harina de molienda.

El fuego prepara mi cuerpo de pan

para el hambre de tu boca

y entre manantiales  que riegan acequias

purpuras  mi sangre es el sustento del vino

que tu sed de rosa abierta liba,

mis manos coronadas son la copa que te aguarda.

 

Unidos somos frutos ungidos en la dulzura de la higuera

y ascendemos los peldaños del amor que nos abrasa.

Tú y yo, árbol abierto por un relámpago de primavera

En la noche total del planeta comprendemos el origen del idioma

que abarca, decisión de labios dilatados en acanaladuras de venas.

Límpida investidura del fuego que nos siembra.

 

 

 

 

 

 

 

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------

2- 

 

DIGO SOLO DIGO                   

 

 

Y si después de tanto confraternizar las  manos

sobreviven heridas de sangre en las palmas.

Y si después del trino libre de pájaros

se muere la veracidad de la palabra.

Más cerca de los ocasos humanos

que las tinieblas espías miran de soslayo,

Porque haber renacido del trigo balanceados

en aguas cálidas de profundo  vientre materno

será la catástrofe luciendo dientes de fuego.

 

Y si después del fraternal abrazo

hallamos primaveras rotas entre lánguidas hojarascas

o solo vemos de la arena el pico alto de médanos sin conciencia,

mensurando la simplicidad del tallo por su altura

y evaluando la estatura del detalle por su apariencia.

Que nos barra el peine voraz de cenizas

y en la blancura de pañuelos sobreviva la dignidad de la ciencia

porque las páginas de la historia futura trazarán versos de esperanza.

 

Entonces habrá ojos que lloren por la pena ajena.

petulantes bocas no falsificarán la palabra

porque la silaba afable seguirá sujeta

a los alerones del plumaje en equilibrio esteta.

Abanicos nuevos disiparán vientos de congoja.

 

Yo digo. Solo digo…

Que al balance de la romana el peso del indulto

caiga en gravedad newtoniana hacia el lado oblicuo

construyendo capas rígidas sobre tentativos abismos

polutos donde el sonar aleve fenezca la lira del Nepotismo

 y despertemos en los sueños del congénere.

La inercia del rol societario nivelará el cuantísimo,

la duda Cartesiana será el salto del conejo al disparo vacío.

 

Si después de restaurar barreras siniestras

libres labios discurran tesis de letras

 recomponiendo la afable palabra.

 

Digo que el abrazo cordial y sincero

será el fósforo  altruista que exploten centellas

lumínicas y polvo de estrellas demarquen líneas del sendero.

 

 

 

 

 

Todos los derechos registrados en Safe Creative & Published Word Press Poetry

Poemas de ricardo alvarez@blogspot.com

 

Poemas de ricardo alvarez-blogger

Comentarios1

  • yunque

    Buenisimo esto que ofreces , un autentico placer leerte la verdad, el fuego preparara mi cuerpo de pan para el hambre de tu boca , esto es sobervio, saludos

    • RICARDO ALVAREZ

      Te agradezco.poeta. tengo para 15 días más de inmovilización en la mano iza.- grabado- mis saludos cordiales



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.