Ernesto Nexticapa Javier ( Escritor Nocturno)

A CHARLES BAUDELAIRE

 

Las flores del mal contigo expiraron
llevan consigo pesadas cadenas,
tus lágrimas, tristezas y las penas
veneno lento, prisión, irrisión.

Cielos profundos donde no amanece
el alma fue clavada a la mortal cruz
del olvido, marea, ausencia de luz
una rosa negra en el Sena crece.

Los demonios espectrales rondaban
sigilosos, en tus noches más negras
en su reino de aquellas voces lóbregas,
tu alma con sus trinches atormentaban;

paisaje de muerte y desolación,
sendero, envuelto en duros espinos
recorriste los sangrientos caminos,
caminos sin rumbo, sin redención;

en tus manos el fuego, la pasión,
candor de un moreno vientre, candente,
cuerpo mundano de papel no siente
envenena el alma y el corazón.

En tu cárcel vítrea, lacre encarnado,
tú, poeta del amor desheredado
en el matiz gris, ocre, cautivado,
al infierno eterno vos condenado.

La tinta de tu pluma ha callado
tus versos en el cielo son plasmados
por los céfiros vientos proclamados
tu cuerpo en la muerte reposando.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.