Juventino Pérez

Sendero al Cerro del Tepeyac

Sendero al Cerro del Tepeyac


Virgencita bella, que tú presencia,
Fue en un Cerro de escasos flores,
Que Juan Diego te vio un día,
Se acerco para encontrarte.


La virgencita, pocas horas del milagro,
Pide a Juan Diego, a que corte rosas,
En la punta del cerro, recolecto rosas,
Mismas rosas que fueron bendecidas por ella.


Transcurre el tiempo, y en el cerro
Crecieron árboles y arbustos,
Abundaban las flores,
Se escucharon los cantos de pájaros.


Entre piedras y rocas,
El camino se formaba,
Que área tan respetada,
Por los que la visitan.


Muchos peregrinos llegan,
Por escalar el cerro,
Se ven los penitentes arrodillados,
Para llegar a la cima.


Caminemos al sendero guadalupano,
Para ver a la Virgen de todos los americanos,
Entremos a la capilla, para orar,
Para estar en contacto con la Virgen María.

Juventino Pérez

Comentarios2

  • El Hombre de la Rosa

    Un placer visitar tu portal y tus bellas letras estimado Juventino
    Saludos de amistad
    El Hombre de la Rosa

    • Juventino Pérez

      Muchas gracias amigo poeta.
      Éxitos y bendiciones

    • María Isiszkt

      Hermoso sendero guadalupano,me has hecho visualizar!!
      Bendiciones poeta.

      • Juventino Pérez

        Muchas gracias poeta. Las letras son nuestras guías para visualizar y de recrear el lugar. Abrazos y bendiciones

        • María Isiszkt

          Que te vaya bien, y hasta el año que viene Juventino!!
          Un doble abrazo.

        • Hay 1 comentario más



        Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.