hperafan

como el mar en la arena.

y si te vas,

espero que no vuelvas,

y apenas llegues, 

nos ate,  absolutamente nada,

porque lo espero todo,

que lo único 

me importa,

sea el reflejo de tu sonrisa en el rayo de la mía,

como los besos del mar a la arena al compás de un viento ebrio de cielo...

y en un cuarto oscuro, solo queda hacerte sonreír o encender la luz.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.