Isaac IMOS

Etéreo mi ser

Las palabras en mi no terminan,

ni la lluvia duerme en mi pecho;

hay torrenciales imágenes de Hefesto ,

que son sopor turbio en mi mente.

 

Existen letras en mi alrededor amorfas,

que como loco me hablan y no entiendo,

soy un cobarde viviendo de sueños, 

suspirando deseos y comiendo mi atrofia.

 

¿Estoy vivo aún con mi alma negra?

Dios me ha matado sin manos,

Y ha suspirado de mi la esencia,

Soy acrónico, incoloro y desvaneciente.

 

Infalible e inefable mi sentir aún, 

las cortinas de mi corazón se cierran, 

y las esperanzas arden pero no iluminan,

cae agua en mi ser sin petricor. 

 

Desahuciado a mi error de soledad,

no puedo equivocarme de mi espejismo,

se ante todo que nutriré la tierra,

muerto y putrefacto antes de ser amado. 

 

 

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.