Kristian Ibarguen

Historia de Nuestro Gran Amorío

Una noche

en un viejo bar nos conocimos:

vos andabas sola, yo con mis amigos

 y te acercaste pidiendo bailar conmigo;

ahí empieza la historia de nuestro gran amorío.

Una noche

decidimos declararnos lo que sentíamos:

ambos, en nuestras casas, escribíamos

cartas que originaron nuestro gran amorío.

Una noche

tu cuerpo se entregó:

envueltos entre caricias, placer y gemidos

un sinfín de emociones los dos sentíamos;

emociones eternas en nuestro gran amorío.

Cada noche

suelo recordar lo que hemos vivido:

te escribo poemas 

mientras bebemos vino

y, con un beso, sellamos nuestro gran amorío.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.