Ernesto Nexticapa Javier ( Escritor Nocturno)

ASEDIO

    ¿Qué poder tienes sobre mí? no puedo olvidar tus ojos, ni tu bella y blanca sonrisa, ¡Ay! Dentro llevo tanto de ti, sólo quedan recuerdos y abrojos un cielo gris permanente llovizna;   mi guitarra entona tristeza cada nota es un tajo, hiere, puñal dorado que desgarra ¡Sí! Pedazo a pedazo mi alma y ante tal devastación sucumbe a los delirios de la melancolía;   entonces tu figura como un fantasma en la espesa niebla transfigura la oscura noche, me llamas con una voz muerta que traspasa el umbral de mi demencia, pasión voluptuosa se vuelve insana.   Ante tal asedio busco refugio en hojas amarillas, mis bocetos, donde guardé para ti serventesios aquellos versos que fueron sinceros, envueltos mis llantos, sueños, mis besos.   Busco entre los luceros un consuelo en su blanco manto divino estelar, que me permita mi llanto desahogar la cascada clara de la inmensidad, con el paso de aquel cometa fugaz perderme en los brazos de la eternidad.   Lentamente el alba, comienza a clarear, oscuras sombras huyendo van, el dulce tono del gorrión al cantar a mi realidad me lleva ya en mi almohada yo pude encontrar lágrima de sal, un llanto de mar.      


Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.