Armando Cano

AL AGUA...


Finalmente llegó,
tarde, pero llegó, fría,
delgada en extremo,
pero llegó.
Arrepentida, cansada,
sucia, pero llegó.
Lleno mis vacíos cuencos,
dolorosamente, silenciosamente,
muy de madrugada.
Lentamente, como en abandono,
destilando tristeza, gota a gota;
tímida, temblorosa, y callada,
se entregó.
Llenó mis vacíos cuencos
pendiendo de un hilo,
con un olor ajeno,
como queriendo llorar, 
claudicar, volver a marchase,
...pero finalmente llegó !!

 


(C) Armando Cano.

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.