Luis Alvarez

CUATRO ESTANCIAS, EN AMOR GRANDE, PARA MIS HIJAS

                                                                        -IV-   BETHSEIDY

 

 

Fuiste tú, la primera

que en noches del amor surgió de luz,

como una cantarina

corriente fuerte que, en su amplia ribera,

pretendió ser la hermosa hada de Hormuz,

transformada en vibrante bailarina.

Luego, los valladares

supiste superar con tu sonrisa,

mientras el cruel verano

azotaba tu entorno con palmares

fuertes como sus brisas;

pero estas no han podido con tu mano.

Hoy sigues en el frente

al compás de tu amado corazón

sin fronteras, como tus pensamientos,

cuando toda la gente

admira lo que haces con pasión,

desarrollando hermosos sentimientos

que amainarán las mil contrariedades

de la vida presente.

 

 

 Roma, Primavera del año 2018.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.