Walter Trujillo Moreno

LA NOCHE SE MARCHA…

la noche se muda de mil grises
siento la necesidad de crecer detrás de los arco iris
me tienta la idea de buscar un refugio más allá de mi ego
la noche es el albergue y paraíso de los solitarios


Se marcha dejando un sabor a vino y vinagre,
a  huella de sol de otoño,
a sonido de río brioso
a calma de mar inquieto,
a silencio que penetra en mi mente y huesos.

La noche se marcha,
saldré a buscar el sol que se hunde tras las olas,
tu suspiro que dejaste en el umbral de mi alcoba,
el amor en forma de corazón que pintaste un día sobre mi espalda.

La noche está llena de recuerdos y pasiones,
parte de mi vida es negra y oscura.
Sin ti las noches son largas como el invierno frío.
Contigo las noches son cortas como el momento más feliz de mi vida.

Tengo celos de la noche,
ella te cubre y te abraza a su antojo,
te cierra los ojos y pinta tus sueños,
te acaricia y posee cuando lo deseas.

La noche se marchó y es pasado,
el sol y la claridad son ahora presente,
tú eres la luz.
Otras noches vendrán para quedarse,
vendrán para ser eternas o pasajeras
tú eres mi noche.

 

 

Por Walter Trujillo Moreno, Diciembre 2018



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.