José Luis Barrientos León

Blafesmia


Oh Dios, he de confesarte irreverente
Que aún te busco, entre mis prolongados trastornos
Y mis esplendores de fábulas y torsos desnudos

He dejado florecer los años, para premiar mi credo con el escorzo quimérico de tu angélica figura
Estatua inerte, ha moldeado mi locura

Oh Dios, como lluvia indócil, montaraz, me inunda el desvarío
Pena, pecado, arrepentimiento, conmoción en los sentidos
Gime el alma, se estruja el espíritu

Arrastro sin empacho el fastidio, lo vivido
Lloran en mi alma los aromas, los amores
Se mutilan las imágenes de vientres paganos y semblantes terrenales

Oh Dios, me he perdido
Socavada mi alma de castigos e ilusiones
Vuelven, gritan, avasallan las pasiones

He dejado florecer los años, para dominar la rebelión de los sentidos
Fragancias de cardos y alelíes, para dominar los miedos y el hastío
Oh Dios. Te has ido



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.