sinmi

Prohibidos

Es una oración amarte
y es mi vocación adorarte
en el Padrenuestro te veo
y en cada salmo te leo.

Me inclino y veo la gloria,
alzo la mirada al cielo
y veo tu historia.

En cada rutina te siento
como cuando me acercas tu aliento
es mi mayor contento.

Y te amo entre salmos,
en la oración que decimos
en el pecado de saber
que somos los dos prohibidos.

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.