Jose Luis Posa Lozano

LUNA DE HIELO

La fría luna bañaba
las plateadas colinas
con una luz de quimera,
suave, lejana, perdida.

Todo quedaba dormido,
solo se oían los vientos,
a veces como susurros
y a veces como lamentos.

¡Cuantos edenes perdidos
pasearán sus silencios
entre las sombras errantes
que del olvido nacieron!

¡Cuántas palabras vacías
sollozarán en los ecos
que el viento arranca a las hojas
con sus embates violentos!

--- Y al cabo, vuelve la calma,
y al cabo, vuelve el silencio
para adueñarse del valle,
para acallar los lamentos
para sumir en la niebla
sueños, suspiros, recuerdos,
para apagar los luceros
y amordazar los deseos.

Comentarios1

  • Patricia Aznar Laffont

    Luna, lamentos, errores y fracasos... y ponerse de pie nuevamente, amordazar los deseos y apagar los luceros de la noche hasta que llegue el nuevo amanecer y sientas que se reconstruye tu vida!
    Aplausos poeta!!!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.