Roberto V

Con la copa de vino

Con la copa aun llena de vino,
nos atrapó la madrugada
En tu mirada amanecía el amor,
en tus labios el primer beso tras
una noche de pasión agitada
En la piel quedaba el brillante
rocío,
del sudor de los cuerpos
trajinados,
en aras de satisfacer
sus hondos deseos
Rob_

4/12/18

Comentarios2

  • bambam

    Muy buen final
    "En la piel quedaba el brillante
    rocĂ­o,
    del sudor de los cuerpos
    trajinados,
    en aras de satisfacer
    sus hondos deseos"
    bgambam

  • KORO

    ...miradas que anidan en
    cada gemido, en el temblor
    del amanecer, en el suspiro
    que vuela en el silencio
    y encadena el sentir



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.