Erick Von Manstain

Terrenos salvajes de flores tiernas

En los terrenos salvajes de flores tiernas
en los caudales de ríos nunca bebidos
nos hallaremos otra vez,a solo un paso
como la tarde cede esplendor al ocaso
y que tus firmes pasos en las solas tierras
anuncien un sendero a ángeles perdidos

 

 

 

De mirarte el sol,no da permiso a la luna
sin sitio de contemple queda la segunda
se disfruta tanto que ha olvidado su viaje
¿en quién descanso yo si tus brazos escaparon?
abierta al cielo alto las ventanas quedaron
y escapaste al aire en tu amansado carruaje

 

 

 

Es tu alma un ave de bello cantar somático
se ciernen sobre el campo tus alas benévolas
borras de mi desgana el semblante nostálgico
deseo no recibas mías malas esquelas
de hacerme sentir vivo posees el don mágico
es tu mar el remanso de mil carabelas

 

 


El corcel tuyo adornado lleva en sus crestas
un blasón de esperanza a los más dedicados
y a los más audaces que no han perdido el rastro
con los andares firmes y la mente en claro
en batallas crueles domaron a las fieras
por ti,mujer hermosa,nunca habrá rendidos

 

 

Soy arena en la playa y del desierto una duna
eres la presencia que mis sueños inunda
como el sano verdor de un árbol su follaje
fueron mis ojos los primeros que se abrieron
desde el remoto tiempo nunca se alejaron
diosa eres vida y amor en todo tu linaje

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.