Andrés Romo

A un poeta rudo

 

Parco, solitario y rudo,

vaga un poeta vencido,

sueños rotos, amor crudo

y ni dios lo ha sometido.

 

Busca la rima magra,

esa que no empalaga,

triste, dura y amarga,

esa que hiere y que sangra.

 

Rehúsa todo lo mundano,

convive en el paraje alpestre,

nunca rima versos en vano

y siempre su alma albea agreste.

 

Su mirada fija en la nada,

ahoga a los rayos del sol,

su rostro es como una hondonada

del recuerdo de aquel amor.

 

Rudo, sí que es muy rudo,

así lo hizo el destino,

pues a su amor no pudo,

retenerla en su camino.

 

Andrés Romo

 

 

Save Creative 1807137723692



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.