Pedro Perez Vargas

Tres maneras de mal querer a una mujer

Tres hombres la amaron sin saber
Que sólo el amor, para ella, no bastaría.
La amaron los tres...ella también los quería,
Pero por más que amaron, ese amor, no pudo ser.

Uno, la amó en silencio y de la nada;
Esquivando siempre sus ojos, su mirada.
La creyó de otro hombre, enamorada;
Ella, de su amor, no supo nada.

Otro, la amó con fuerza, y fue su amante.
La amó con intensidad,  pero a escondidas,
Así esculpió su corazón con mil heridas
Por lo que ese amor duró sólo un instante.

El tercero, debió dejar que se marchara
A otro río,  a otra orilla, a otros brazos
No dijo nada, sólo calló y cruzó sus brazos,
Pues no pudo evitar que ella de él, se cansara.

Ella fue amada por tres hombres sin saber
Que ese amor, para ella, nunca sería.
Ella quedó otra vez sola, ¿quién lo diría?
Y hoy, ninguno de los tres ya puede ser.

Pasó el tiempo y todo quedó en la memoria
De dos personas que se rehúsan al olvido.
Ambos recuerdan del ayer, lo prohibido,
Un amor que fue divino, pero sin gloria.

Tres maneras de querer a una mujer
Te convierten en tres hombre, en vez de uno
No importa cuál de los tres,  si es que ninguno,
A ese amor, tuvo el valor de retener.




Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.