Antonio Encinas Carranza

No te olvidé

Hoy nos volvimos a encontrar 
Después de largo tiempo, me viste pasar 
Y me saludaste con algo de recelo.
Bendito sea el cielo

Me quede sorprendido.
No te habías olvidado. 
Pero te noto preocupada ... ¿algo pasó?
No eres la misma ... como has cambiado.

El calor de tus labios
Ya no queman como antes.
El aroma de tu piel
Ya no es el mismo.

Solo tuvistes satisfacciones materiales.
Que no tienen valor para el corazón.
No cumplen con los estándares del amor.
Solo son físicos, solo son terrenales.

Las satisfacciones sentimentales, 
Son las pasionales, son el alimento del amor.
Las que tienen valor para el corazón
Las que se entrega sin condiciones
Y no se reclama con imposiciones.

Y ese es el amor que te falta.
Amor sin condiciones.
Es el amor que te entregué.
Es el amor que te guardé.

Pero el tiempo borró todo
Y hoy al encontrarte de nuevo
Me di con la sorpresa, 
Que para mi ya no significas nada.

Así es el tiempo, 
Más cuando ese sentimiento,
Nace de lo prohibido,
Del pecado, del noveno mandamiento.

Sin embargo, dejé de quererte.
Pero de ti ... no me olvidé.

Autor: Antonio Encinas Carranza

De: Lima, Perú
Derechos reservados



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.