ubik

QUEMADURA

Cada mañana  escribo a oscuras 

caligrafía quemada 

con la frase hostil del desalmado

rescoldo de lo que quise 

absuelto por la adversa palabra 

de tu voz

 

Trino hipnótico

arrojo del pájaro

donde acordes del viento

envejecen 

su canto paradisíaco

 

el océano

testigo esmeralda 

de un cielo ausente 

dibuja la eternidad en otro edén 

que descarrila



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.