Silvia del Valle Suarez

encuentro

Estas ahí,

como una de esas estrellas de la gran ciudad.

nada se compara a ti, 

desnuda, mis ojos no pueden dejarte de verte,

blanca, tibia.

 

Estas ahí,

de carne y huesos,

eres tú,

Soy yo,

ahora que estás conmigo

y en mí,

vuelvo a respirar.

 

Naufrago en ti, te haces océano,

en tu respiro rosas la perla

de la ostra con la lengua,

en un suspiro susurras el amor prometido.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.