Ludvaldo

AMANTENAZ III (sonetillo)

Desde hace ya un año al menos

te asedio, y aunque no cejo

en mi empeño, mi cortejo

no da resultados buenos.  

 

Me aconsejan mis galenos

de ti alejarme, consejo

que desoigo, y no me alejo

del fuerte imán de tus senos.  

 

No sólo el pecho me encanta,

me magnetiza y me asombra,

que en todo tu cuerpo es tanta    

 

la belleza que me incita 

a seguirte a sol y a sombra

que te envidia hasta Afrodita.  

 

Osvaldo de Luis

Comentarios1

  • Miguel

    Muy bueno.

    • Ludvaldo

      Muchas gracias.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.