alupego

COMO UN LABERINTO HUECO

 

Que solo se queda el verso.
Que solitario el encierro.
Que silenciosa la voz,
que dialoga desde dentro.
Cuan pausados son sus pasos,
y cuan ágiles sus dedos.

Se cruzan los pensamientos.
Se saludan con respeto.
Variopintos los senderos,
de colores inconcretos.
Como una arrítmica orquesta,
de infinitos instrumentos.
Pero que en orden se apilan,
como hojas de un cuaderno.

Sobre la alfombra de ideas,
andan con pasos inquietos.
Mientras un falso silencio,
penetra como el acero.
Y en la colina las sombras,
se diluyen con recelo,
mientras fluyen los recuerdos,
como armoniosos rimeros.

Como se van rellenando,
los indefinibles huecos.
Horadados en la mente,
por fracasos manifiestos.
Con el arma entre los dientes,
para soportar el miedo.
Los dedos pautan el ritmo,
para paliar sus defectos.

El mundo de espaldas llora,
con las lágrimas del sueño.
Hace bodoques la Luna,
y el Sol arrugando el gesto.
Críticamente nos mira,
con nebulosos reflejos.
Mientras el Hombre camina,
por negruzcos vericuetos.

El verso se ha desplegado,
como un atlas sin complejos.
Revelando los caminos,
como un alumno sincero.

A.L.
http://alupego.blogspot.es

Comentarios2

  • Henar Tejero Pascual

    Me encantaron tus versos. Como se van tejiendo y dando forma hasta crearse un poema.
    Un abrazo

    • alupego

      Gracias por le comentario.
      Un abrazo.

    • Lualpri

      Que solo se queda el verso.
      Que solitario el encierro.
      Que silenciosa la voz,.
      que dialoga desde dentro.


      Muy bonito !
      Saludos.

      • alupego

        Gracias por el comentario.
        Un afectuoso saludo

        • Lualpri

          Otro para ti.



        Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.