Harley Ezel

El cuervo blanco

En un bosque de un profundo verdor

sale el cuervo blanco de su nido

el con su inmenso color

anuncia el amar al son de su graznido.

 

Sin recibir respuesta alguna

busca quien lo pueda acompañar

para volar sobre una airosa laguna

y detenerse para ver la noche llegar.

 

Se le ve fuerte, triste y solitario

pero siente el rechazo y solo quiere reposar

sobre la luz de la luna su hogar sagrado

donde se refugia para poder olvidar.

 

Cuervo blanco de un hermoso plumaje

se emprende en un nuevo vuelo

aún sin ser escuchado su mensaje

dar amor es su gran anhelo.

 

Desafiando los obstáculos y al viento

el cuervo blanco no se detiene

se ve envuelto en un gran reto

y su paz interior lo hace más fuerte.

 

Emigró el cuervo blanco

hacia un nuevo horizonte

voló y voló y siguió tan lejano

que su silueta ya no se vio por el norte.

 

Quedó un vacío en su nido

a él no se le volvió a ver,

dejó el mensaje de amor con su graznido

el cuervo blanco cumplió con su deber.

 

 

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.