RICARDO ALVAREZ

1- MONARQUÍA DEL BESO 2- OPROBIO DEL DIFUNTO



1-  MONARQUÍA DEL BESO

 

 

 

 

 

Con estas manos creativas,

pilastras crecientes de la tierra,

seduzco tu cintura

y en todo el cuerpo de mito generoso

voy cosiendo trazos de horizontes purpurinos.

 

En tanto avivo altos hornos, te veo, robadora misteriosa,

sublimación de hogaza

levantando sutil el plano de la artesa

generosa transportista del mimbre artesano.

En feliz pausa se dora la vaina crocante del trigo.

 

Germina las flores que llevo zurcidas por dentro

y enuncia al aire con dicción heráldica

que en los dedos brota el primor del sentimiento.

 

Pulsa espesos cauces en las venas de mis ríos.

moliente argamasa, impulsado el viaje de la sangre,

retorna tu figura de ascua.

 

Entorno a mi circula el beneficio de tu potestad,

y te envuelves, arcilla de fragua,

eminencia de boca rosácea,

labios que instauran la monarquía del beso.

 

 

De LLUEVE EL VIENTO EN LOS TEJADOS-  A publicarse en julio 2019 - Ed. PALIBROS - N.YORK - EEUU

Hecho el Depósito según la ley 11-723- registro de autores.

Todos los derechos registrados en Safe Creative & Published Word Press Poetry

 

 

 

 

 

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 

2- OPROBIO DEL DIFUNTO

 

 

Un foso guarda a un hombre

que no respira,

se agotó el segundo del tiempo

en las pálidas agujas del reloj,

miradas escépticas de sentimiento

no se juntan en el ojo rígido del féretro.

Hay lágrimas de consortes,

aguas de bustos viudas,

abiertos abismos gélidos

que levanta el viento

en la voz del polvo/

En una lustrada caja

se desgarra una luna de vela,

la cavilación del difunto

se fue en otra legua,

distancia que no contempla

el vívido fortuito/

 

En una ráfaga de domingo

se santificó en piedra

la dramatización desteñida

mojada de niebla.

Con asombro de tribulación

se llevo sueños aturdidos

dejando para los vivos

que expulsan quejidos de inanición

tan enclenques como las lágrimas

que no lloran por sus muertos/

 

Quedó en sus oídos

zumbar de avispas,

se fue como un estorbo

glorificado en las visitas.

Historia sublime de sonrisas

era la narración del osario

y en apagado breviario

dejó a las visitas sus entuertos/

 

 

 

 

De LLUEVE EL VIENTO EN LOS TEJADOS- a publicarse julio 2019 - Ed. PALIBROS - N.YORK - EEUU

Hecho el Depósito según la ley 11-723- registro de autores.Hecho el Depósito según la ley 11-723- registro de autores



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.