Jair Sierra

Si, vamos.

Cuando se me ocurra abordarte

no mires con esos ojos que tiñen

hazlo con esas ganas que enseñen

la perfecta ilusión de volarte

 

¡Enséñame!, todo tú equipaje

porque a usted quiero dar mi tiempo

confía, ámame, siente el viento

¡no te abandonaré en el viaje!

 

Si, si y mil veces si te llevaré

conmigo estarás y con vos iré

volvámonos locos por n-ésima vez

 

Dame de ti, de tu ímpetu, ¡querrás!

te daré de mí, y mis letras tendrás

seremos felices a la misma vez.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.