QUINSONNAS

ANTÍPODAS (SONETO)

 

 

Viviendo en tus antípodas me infliges

que no pueda acceder a donde llegas,

la cúspide de un polo en el que juegas

sin que nunca, siquiera, en mí te fijes.

 

De anónimo me tildas y me eriges

y trivial a vasallo me relegas,

un súbdito al que impides y deniegas

acercarme a la cima en la que riges.

 

Opuesto y distanciado me mantienes

sin opciones o un mínimo remedio

que al menos conocerte me suplican.

 

Lejano a mi propósito me tienes

e interpones un mundo de por medio

al ruego que mis labios te predican.

 

Comentarios2

  • Alma Rosa Marteño

    ¡Muy bien!

    • QUINSONNAS

      Gracias

    • AMADÍS

      Muy bueno. No te tomas un respiro. Abrazos.

      • QUINSONNAS

        Ja ja, gracias Amadís, estoy, en mis últimos poemas, intentando variar un poco del endecasílabo heroico, alternando este con el melódico, además de estar escribiendo ahora mismo un soneto con endecasílabos sáficos. Un abrazo.

        • AMADÍS

          Ya me he dado cuenta. El verso melódico me gusta, yo lo intentaré. Llevo uno días fuera haciendo turismo. Bueno, me gusta sentirme más viajero que turista. Un abrazo cordial.



        Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.