A. Martinez

Su boca

Su boca tenía la costumbre
de colapsar junto a la mía
entonces desde muy lejos
allá dentro de nosotros
una explosión incontrolada
hacia aparecer nuevas estrellas
y un pulsar incandescente
emanaba sus chorros
de energía desproporcionada
convulsionadamente
hermanando el ritmo
de mi pelvis
al vaivén sideral de sus muslos

 

Eduardo A. Bello Martínez 

Copyright 2018



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.