Elena Hakkinen

Fantasmas de Media Noche

Suena el reloj a las doce de la noche,

doy vueltas en la cama con reproche,

mi mente no descansa tranquila,

los tormentos despiertan sin tequila.

 

Me siento cansada, mi cuerpo me pesa,

me agobio hasta del aire que me rodea,

El melódico tic de las agujas en movimiento,

me dificulta el caer en los brazos de Morfeo.

 

Voy perdiendo la fuerza,

voy perdiendo la esperanza,

voy perdiendo la cabeza,

voy perdiendo mis sentidos.

 

Mis huesos, y mi cuerpo piden piedad.

Y no me vengas con la escusa de la edad.

Siento que las éstas interminables batallas,

no las puedo ganar ni con metrallas.

 

No olvides la tristeza que me acurruca,

me hace sentir miserable hasta la nuca.

Cada error me desalienta cada vez más.

Siento que no me dormiré jamás.

 

Lo recuerdo todo de nuevo,

Viejos amores, grandes errores,

Tormentos, muertes, abandonos,

todos mis fantasmas de media noche.

 

Yo creí que mis demonios ya se fueron,

creí que los derrotaba si solo ponía más esfuerzo,

pero me toman de sorpresa cada noche en mi cama,

revivo ese infierno aumentando el trauma.

 

Me encantaría decir que soy,

lo suficientemente fuerte,

pero eso

eso, sería engañarme.

 

ELENA HAKKINEN

 

 

Comentarios1

  • Patricio Soto

    BellĂ­simo poema, saludos desde Linares, Chile



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.