Mario G

EL HASTÍO DE LOS AÑOS

En el camino del tiempo

se va quedando una a una

para luego irse perdiendo

los besos bajo la luna,

las caricias que nos dimos,

los buenos días con dulzura,

y los besos que me dabas ,

 como dos almas en una;

despedidas con ternura,

aquellos deseos locos

de que te hiciera el amor

y los miles de te amo

que dijiste a viva voz,

va quedando en evidencia

el desamor que nació

y el no quiero es la respuesta

y el usual: "esta noche no",

el "me duele la cabeza"

y el "no tengo ganas hoy"

y la salud es el pretexto

para siempre decir, "NO",

y no alargarlo con cuentos;

y lo que una vez fue amor

se convierte en compromiso,

hastío y obligación;

y entonces confunde mucho

si al sacrificio llegó

por aquella otra persona

¿Y qué es si no es amor?

Pero si en verdad se afronta,

compromiso es el patrón  

de muchos años vividos,

y un cariño que quedó,

o tal vez fue la costumbre

que de ellos se apoderó

y que en muchísimos casos

puede más que el mismo amor.

Los defectos ya relucen

te lo dice sin temor

pues el amor que tenía

hace tiempo se enfrió

y aunque antes no perturbaran

ahora fue que incomodó.

Las explicaciones sobran

y los pretextos también

pues en el fondo se sabe

que ya no quiere querer,

dejas que siga pasando

el tiempo que inexorable

dejará al fin descubierto

y aunque te cueste afrontarle

que el amor por fin ha muerto,

en su corazón eres nadie

la lápida el amor muerto

que nunca va a despertarse.

 

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.