Joseph Álvarez

ELLA

Y escogí como sábanas para mi alma
sus abrazos incomparables,
Me llene de versos la vida
Y decidí pasarla escribiendo solo para ella,
Me ví envuelto en su aroma de madrugada
Cuándo amarraba su cinturas con mis brazos
Para poder suspirarle al oído
Y qué así recuerde que siempre me tendrá aquí,
Yo completamente para ella,
Ella infinitamente bella para mí,
Porque amaba su belleza más que a nada
Pero no su belleza externa
Sino la belleza que reflejaba su alma pura
Y llena de incomparable humildad.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.