Elias Castellano

EL PASEO DE LA VIDA

 

 

 

EL PASEO DE LA VIDA

 

Ya se han dorado los chopos

que crecen por la rivera

pintando en bellos colores

los montes y las laderas.

Ya tímidamente invaden

la transitada vereda.

 

Sueñan y cantan las aves

los poemas de ida y vuelta.

Esos que antaño escribieron

los recordados poetas.

Aquellos que nos dejaron

las puertas del alma abiertas.

 

Y yo que voy caminando

la senda que al río lleva,

me recreo con los brotes

tiernos, de la fresca yerba.

El verde entre lo dorado,

como vidas que se alternan.

 

Las aguas pasan cantando

entre escalonadas piedras

para pararse en remansos

donde el sol se rompe en perlas.

Se crean noches con soles

y días llenos de estrellas.

 

Y allí, mirando su espejo,

procuro lavar las penas

de mis sueños de algodón

y mis suspiros de seda.

Y luego, las tiendo al viento

sobre las ramas más tiernas.

 

Y ellas remiendan con mimo

mi túnica de tristeza.

Me embalsaman con perfumes.

Y cuando la noche llega,

me cubren con el sudario.

¡Graciosas ramitas tiernas!

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Me alegro de verte de nuevo en estos lares estimado Elias.
    Saludos a toda tu gente desde Torrelavega.
    Un placer leer tus bellos poemas
    Saludos de amistad
    El Hombre de la Rosa

    • Elias Castellano

      Mi estimado e inolvidable amigo, es un placer saludarte, siempre; aunque desgraciadamente no me prodigue mucho en estos "lares". Siempre pensé que de jubilado me llevaría "La vida padre", y resulta que tengo menos tiempo libre que nunca antes, y publicar conlleva responder y alternar, y como a un servidor le gusta hacer las cosas lo mejor posible, pues evito liarme demasiado, pero es siempre un gran placer encontrarse con amigos (como tu) que te traen bellos recuerdos. Recibe mi abrazo y pasa un beso a mi querida paisana. A tu disposición: Elías.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.