Raul Gonzaga

Dulce esencia de diosa

 

Llenas de luz y de gloria
Con tu presencia divina,
Ésta, mi vida tranquila,
Con tan desbordante aroma;

Tu dulce esencia de diosa,
Tu voz, tu alba alma de niña,
Es alborada que brilla
Cual deslumbrante corona;

Eres, mi amiga lejana,
Nívea estrella brillante;
Con tu ternura contrasta

Mi ansiedad para amarte:
Eres la dueña de mi alma,
Pasión y fuerza, constantes…

Comentarios1

  • Raul Gonzaga

    Es mi amada, lejana amiga dulce esencia de diosa; su voz, su alba alma de niña, nívea alborada que brilla cual deslumbrante corona..



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.