Kristian Ibarguen

Del Lobo al Búho

Lobo y Búho se encontraban

contemplando la luna llena:

hablaban alegremente,

viejas cosas recordaban...

quizás ésta sería

la última vez que verían.

El lobo tomó la palabra,

algo al búho quería decir;

un consejo quiso darle,

entonces, le habló así:

Volá, volá alto,

pero no olvidés quién sos;

no dejés que te cohiban

ni que repriman tu yo.

Sé feliz, siempre,

viví eternamente alegre;

no dejés que los problemas te agobien,

no permitás algo te enoje.

Perseguí tus sueños,

nunca los abandonés,

aunque te digan que no podés,

aunque rendirte intentés:

mantenéte siempre en pie.

El día que no podás con algo,

o no lo logrés entender,

o en algo te equivoqués,

no pensés en retroceder:

de estas experiencias hay que aprender.

No te preocupés por cosas vanas,

amor, dinero, sexo ni poder,

todo llegará en su momento:

mantené firme tu fe.

La luna velará tu destino,

te pido no la olvidés

y que cada que la mirés

estas palabras recordés.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.