domore

Causa perdida

Un leve suspiro se escapa de tu boca 

lo siento al instante de un intento fallido de devorar tus labios 

lo siento al momento en que mis manos rodean tu cintura 

en el calor de un abrazo 

en la humedad de los besos 

en el susurro de un te quiero 

en el temblor de tus piernas 

luego de tanto intentar quisiera que fueras tu 

no quien le ponga punto final, pero si quien me inspire de nuevo.

Una musa perdida 

un motivo certero 

una excusa perfecta a esta causa perdida.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.