Antonio Encinas Carranza

A la Tierra que nos vio nacer

  Desde el vientre de la Tierra,

A los surcos de los fértiles valles,

Corre la sangre de los ríos,

Que se arrojan solos,

A los fondos marinos.  

 

De la Tierra que pisamos.

A la energía que emana.

A los movimientos telúricos.

Cual magma volcánica.

De donde emergen

Airosas el amor y la vida.  

 

Pisa tu suelo y besa tu frente.

Bebe de la lluvia.

Y ama la vida.

Al final ni tú … ni yo.

No solo tú … no solo yo.

A nuestra mentira …

y a nuestra verdad.  

 

A la madre que nos parió.

A la Iglesia que nos bautizó.

Al Padre Eterno que nos bendijo.

A los árboles que nos sonríen.

A los amores que nos enamoran.  

 

A la Tierra bendita de sur a norte.

Y de este a oeste.

A la Tierra de los seres vivos.

A la Tierra que nos enseñó a amar.  

 

Solo a la Tierra que nos vio nacer

Y el cielo que nos cobijó.    

 

Autor: Antonio Encinas Carranza  

 

De: Lima, Perú.

Derechos Reservados.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.