King of nowhere

Sobredosis.

No recuerdo el día de tu huida
Ni el día de la bienvenida.

Nadie conoce tu mente
Nadie piensa lo que tu piensas,
Nadie encuentra sentido en los versos,
Todos estamos dispersos
En los sentimientos inmersos.

Culpemos a el tiempo,
Asesina del cronómetro
Maestra del engaño moral.

No me rendire, escribiré,
Hasta que los dos seamos uno mismo.

Escribo con el agua hasta el cuello,
No me alegro de ello, pensé en
Dejar esta relación autodestructiva
Pero en sus tumbas hay algo bello
Y me e vuelto parte de ello.

Debo escribir, mi alma liberar
No es gusto, es vicio, el tratar
De reparar los destrozos,
De juntar los trozos.

Recurro a ti
En las mismas horas
Sin pensar en mis obras
Solo para mostrar la sangre derramada.

Trato de purificarme
De dejar de desangrarme,
Tu eres el medio,
Y el el intermedio.

Dale fin, nos estamos excediendo
En la vida estamos retrocediendo
Nos está consumiendo.

Trato de respetar el tratamiento
Y sus dosis pero temo
Caer en sobredosis
Ser dependiente en vez
De independiente.

No controlo la relación,
La sobredosis comienza su reacción
Y la mente su inmersión
Sabiendo que no tengo regresión.

Soy dependiente, no queda
Nada de independiente
Mi mente a comenzado lo inminente
Me e vuelto un paciente...

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.