Claudio Azofeifa

La casa

El sonido de la lluvia 
acompañaba aquella noche,
hacia un frío que dolian los huesos
no habia luz para guiarnos,
solo podía ver una terrorífica sombra  
Era una casa donde
el miedo gobernaba la noche 
las sombras en las puertas 
parecian estar vivas,
armados con linternas subimos
nos abrimos camino a través de la oscuridad  
hasta que cada cuarto fue iluminado de nuevo.
Todo arriba estaba intacto
excepto por las camas...
otra vez la casa comenzó a respirar,
parecía estar viva...
Un frio recorrió mi ser.
La luz de la linterna comenzo a desvanescerse 
mi hermano dijo "vamonos a la cama" 
la lampara había dejado de funcionar 
ambos nos dormimos rápido.
Mi hermano no sabia
que la sombra en la pared
realmente cobraba vida,
si, las sombras 
al ocultarse el sol
se apoderaban de la casa...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.