alupego

PASADO ATREVIDO

 

A la sombra de un árbol,
sentado estaba.
Meditando el pasado,
que me asaltaba.
Y al darme cuenta,
del efecto causado.
Los sentidos dormidos,
se despertaron.

Dura batalla,
la que lidiamos.
Cuando invade el presente,
el convulso pasado.
De tal manera.
Que hasta el sueño arrebata,
cuando no se le espera.
Y algunas veces,
los recuerdos son bellos,
y te enternecen.

Verso que el sueño rescata.
Que el pasado hace presente.
Y el presente lo desata,
de los nudos que le amarran.
Versos que rompen las rejas,
de presos sentidos viejos.
Y libera los deseos,
que encarcelados aguardan.

Sobre el camino difuso,
lenta corriente que arrastra.
Caminan los sentimientos,
a medias con la esperanza.
Y en la rizada energía,
que impulsa su caminata.
Va desgranando recuerdos,
que el presente le arrebata.

Sigo a la sombra pensando,
donde alcanzan mis saberes.
Voy haciendo los deberes,
que la vida me demanda.
Y entre cada pensamiento.
El pasado se retuerce,
como un sarmiento que arde,
entre las brasas del fuego.

Lentos los recuerdos fluyen.
O violentamente entran.
Cargados de fantasía,
para tapar las vergüenzas.
Vienen haciendo cabriolas,
como volutas de niebla.
Y no reparan en cuitas,
para así pedirnos cuentas.

El tiempo los va limando,
con su lija de experiencia.
Y hasta resultan más bellos,
cuanto más lejos se quedan.
Bendita imaginación,
que hace de lo feo belleza.
Con las alas de sus versos,
hacen lo bueno excelencia.

Libro de hojas perdidas.
Con la piel de sus cubiertas.
Cubre los huesos desnudos,
del presente que te acecha.
A.L.
http://alupego.blogspot.es



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.