Jair Sierra

¡No me mires!

 

Hoy no estoy aquí

y tal vez no sea por mí.

¡No te creas tan bajo!

Por ti me perdí, ¿Quién no lo haría con esos…?

Esa mirada que quizá no será mía

pero si de la vaga gente,

porque entre ellos la discuten, su perfección.

     Ven por mí, hazme                         sentir, dime que puedo

      merecer alguna vez      toda      esa mirada sin desearla,

     que pueda llenar de mi           locura tu llanto, ¡dejadme!

      Dime que al menos merezco otro día a tu lado, ¿qué es lo que quieres?

        ¿qué he hecho para tener que mirar esos lindo ojos? ¿acaso pretendientes no tiene?

 ¡No mientas más!, y bañémonos del placer que nos evoca la tarde.

Mirarme más no puedes, porque estarás enredado dentro de mi ser... ¡oh amor!

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.