Antonio Encinas Carranza

Una sonrisa disfrazada

Al conocerte me entregaste 
unos ojos tristes,
una sonrisa disfrazada
y un corazón herido.

Fue un drama apagado.
Una vida triste sin final.
Una verdad sin luz. 
Una frase sin terminar.
Un verso de un triste poema.

A tu mentira sin color.
A tu verdad de tormentas. 
A la ternura que te entregue
y que nos enseñó el amor.

Para cuando las penas te invadan,
visita mi alma,
allí tengo un cobijo para ti,
para cuando lo necesites.

De la ternura insurgente,
brotó un intenso acercamiento.
De tus ojos con mis ojos
De tu piel con mi piel

Vergel de cantos y melodías.
Surgir de las almas mensajeras,
de encantos y verbenas.
Muestra lo que tienes
y olvida lo que te recuerde,
el mal que te daña.

Autor: Antonio Encinas Carranza
De: Lima, Perú.
Derechos reservados.

Comentarios1

  • Fabio Robles

    Lindo poema, noble corazón, intenso amor.
    Muy bueno Antonio. Saludos mi amigo

    • Antonio Encinas Carranza

      Gracias Fabio Robles, por el comentario y por el saludo, un abrazo fraterno desde Los Andes peruanos.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.