Aviador nocturno

Celo

 

donde estás

no me encuentro el corazón

el cielo se ha teñido

como un cuerpo inerte

y respiro el aroma de una rosa mustia

te quiero tanto

hasta abrirme la piel

eres resplandor y caricia

y puedo amarte con mi último latido

esperando como el trigo

que pase la noche

para cubrirme de sol

Comentarios1

  • AETOS

    Buen escrito.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.