Jose Luis Posa Lozano

SOLEDADES AÑEJAS

Las certezas se escapan calle abajo
y se pierden en las sombras de la vida
mientras quedamos huérfanos de credos
al pairo de aguas estancadas.

El vacío se llena de preguntas,
las preguntas de dudas acalladas
y el alma se retuerce atormentada
acechando la luz en las tinieblas.

El tiempo gotea soledades,
húmedas tristezas otoñales
que empañan los cristales de mi casa
salpicando de barro los postigos.

La lluvia empapa y te traspasa el alma,
el silencio ensordece las estancias,
te busco y ya no estás , 
o no estuviste nunca,
mi alcoba huele a soledad añeja,
a rancia naftalina entre satén ajado
a fotos color sepia en mi cartera.

Es la vejez que acecha,
la mirada perdida en la noche de los tiempos,
la esperanza almidonada y hueca
en su cajita con perfume a sándalo,
el triste pergamino cuarteado
como la piel que amortaja los recuerdos,

Comentarios1

  • Fabio Robles

    José Luis, muy bueno tu poema, la angustia existencial que siempre sentimos. Saludo afectuoso mi amigo



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.