la flaca

Yo aprendí a leer en el insomnio!!!

Yo aprendí a leer en el insomnio, cuando las horas destilan el peor de los aburrimientos.

Aprendí a leer entre la sala y la cocina, entre el incienso y los tes, aprendí a leer con angustia, con miedo, sin sueño.

Con ganas de que amanezca, con sudor en las manos, un libro entre decenas de remedios y oraciones, entre respiraciones y ovejas cronometradas.

Aprendí a leer aún con el cerebro en una caja y con arrepentimiento de las líneas que blasfemaban. 

Yo aprendí a leer en el insomnio,digamos que me enseñó también a caminar y así fue como conocí a Dios, al cristo de Nietzsche, al cuervo y al gato y la mano que los creó, conocí las flores del mal, al hidalgo y al Principito, al Hombre de hojalata y a muchos otros que junto a mí la mañana esperaban. 

Para cuando descubrí la poesía, el insomnio era otro miembro de mi cuerpo, como decir un brazo, un ojo, unas alas, en esas horas, tantas cosas perdieron valor y tantas otras me acorralaban, yo no dormí más ni mejor pero aprendí a morirme menos por todo, aprendí a leer entre líneas el sueño de la vida. 

Comentarios2

  • Alma Erótica José Luis Agurto Zepeda.

    Me gusta mucho tu estilo.
    Profundo y a la vez hermoso; sensato e irreverente; realista y fantasioso.
    "yo no dormí más ni mejor pero aprendí a morirme menos por todo, aprendí a leer entre líneas el sueño de la vida"
    Este es un final, según lo veo yo, insuperable, de cierre. Tu poema no está inconcluso; pero, abre tantas posibilidades a la interpretación.
    Gracias por compartir tu trabajo.

  • Lualpri

    La soledad, el silencio, la noche, etc., llevan a la bohemia y al qué hacer. Dentro de todo lo malo que sea o nos parezca, sirve de enseñanza, como por ejemplo...
    aprender a leer un libro, algo virtual y/o lo que fuere, tal cual aquí lo describes tan profundamente tú. En buena hora. Felicitaciones.
    Saludos.
    Luis



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.