Catano

VITIUM

Tú, infame placer

Que a las frágiles almas cautivas 

A tu funesto oscurecer.

 

Con tus pérfidos consuelos

Y tu lóbrego señorío,

Adulteras las vidas que intentan florecer.

 

Tú, abismo de peones

De mustios llantos y fecundos dolores,

Igual que el infierno dantesco 

 

Y sus abominables horrores,

Marchitas con tus penas 

El fulgor de las regias flores.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.