edisson20

06/11/18

Cada vez desenfundo las palabras con más rabia
con una tenacidad que estremecen mis huesos
con un fervor propio del combatiente solitario
con un fulgor sin brillo y una media noche sin luna
ellas –las palabras – suelen ser mi compañera
me acompañan a todas partes: al desierto
donde flores florecen parsimoniosamente
a la soledad que crepita en mi interior
como llamas arrasando con un bosque
a mis noches negras y largas sin estrellas
a mis días solos y soleados que me enferman



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.