Gonzalo Ramos Aranda

La voz del Estadio Azteca

“Voz digna, . . . de fonoteca.”

El Monumental, de luto,
hay silencio, en absoluto,
su micrófono, se apaga,
bocinas, no dicen nada.

Ha muerto Sánchez Orozco,
hombre afable, nunca tosco,
de palabra tersa, fina,
reposada, paulatina.

Locutor televisivo,
de tono suave, expresivo,
que, del arte, fiel, gustaba,
pues, pintando, se extasiaba.

El “Perraco”, le decían,
así, bien, lo conocían,
sus amigos, entrañables,
por sus modales afables.

Voz digna de fonoteca,
ha enmudecido el Azteca,
ya dejó de hablar, Melquiades,
estas no son nimiedades.

Cuando el Coloso se cimbre,
extrañaremos su timbre:
“¡gol, anotado por Negrete!”,
¿quién portará su escudete?

Melquiades Sánchez Orozco,
don, talento, reconozco,
“La Voz del Estadio Azteca”,
que Dios, en el cielo, . . . beca.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Ciudad de México, a 05 de noviembre del 2018
Reg. SEP Indautor No. (en trámite)



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.