Catano

Tú mirada

Cuando la carne ciega, 

El tiempo exclamá:

Qué la vida es pueril 

Cuando al débil llama.

 

No son los ojos 

La beldad humana,

Es la mirada, tú mirada...

Porqué toca el alma.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.