Inmovil en blanco

Realidad.

El mundo en llamas.
los maletines y corbatas,
ardiendo en la hoguera,
junto a las formalidades.
Gritando como locos,
gritando a la libertad.
Deshaciendo las cadenas,
quemando todos los billetes,
aplastando los grilletes.
Perdiendo la noción del tiempo,
los relojes solo te dan, la cuenta atrás.
Viviendo sin limitaciones.
Todo eso se queda en mi mente,
en la realidad como borricos,
camináis siguiendo al lobo,
que acecha por las noches,
que encadena por las mañanas,
que pone el límite de las jaulas.
Abre tu maldita cabeza,
y vuela lejos de este pasto de rocas.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.