Ginny

PORQUE TE TENGO Y NO...

Porque te tengo y no.. diría Benedetti...

Porque te siento al doblar de mis noches
Porque te huelo al romper el día
Mi memoria olfativa no traiciona
-vetiver en suite-
Imagen lejana y constante
Utopía de mis inviernos inventados
Yo te tengo.. porque
Yo te tengo!
Y sé que al final del horizonte
No te invento...
te recibo de brisa y de vuelo
de rayo perenne
y de cuerdas de fuego
y de flecha carcinada
Como reensamblar un mueble conocido e intangible
te encuentro en las paredes de cristal

barnizadas de taninos
donde retoñan las memorias
En el verdor tardío de remembranzas perennes
percibo la madera de tus huellas
No te demoro en mis ojos
Solo te traen mis pupilas dormidas
En tus ausencias.
Ya no hay mariposas que
aniden en mis entrañas
Sin dilatar la muerte de mi coraza.
Sin deletrear en voz alta tu silueta
Sin recortar tu aliento que me aturde
de sueño
y de deseo
y de beso
y de líquen
y de selva
y de árbol
y de fruto
y de desencuentros
y de orgasmos clandestinos
y eternos
Yo quizás te invento.
Pero me dolería más no soñarte
No dilatarte en mis muñecas
No disecarte con mi lengua
No estrujarte con mis venas
No engullirte con un beso;
Pistilo y polen
Lluvia y acero...
Sinalefa en duelo.

G.F.

 

 

 





Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.